Hábitos de Dinero de la Clase Media que te mantienen en la Carrera de Rata

¿Alguna vez te preguntaste por qué parece que el dinero se escapa de tus manos? Es una situación muy frecuente con la que se encuentra la mayoría de la población. ¿La causa? Se trata de pequeñas acciones que tenemos en el día a día, las cuales sostenidas en el tiempo forman hábitos que nos mantienen en la carrera de la rata.

Una rueda sin fin donde mientras más ganamos, más gastamos, más nos endeudamos y comenzamos a correr una carrera interminable en busca del dinero.

En este artículo, te mostramos cuáles son esos hábitos que te mantienen lejos de tu libertad financiera y qué puedes hacer para cambiarlos.

Recuerda que en lugar de leer, puedes también verlo en nuestro canal Tiempo de Finanzas 🙂

Depender de una única Fuente de Ingreso

¿Conoces a algún millonario que haya construido su fortuna con un trabajo de 8 a 16 hs? … Pues yo tampoco. Y es que depender de una sola fuente de ingresos es una jugada muy arriesgada, sobre todo si trabajas bajo dependencia.

En este caso todo el poder lo tiene tu empleador, y estás a la merced de que el día mañana la empresa recorte personal y tus ingresos desaparezcan de la noche a la mañana. Es algo a lo que nadie esta exento, más aún en estos tiempos de crisis que vivimos.

Incluso si manejas tu propio negocio, es importante que encuentres una segunda fuente de ingresos. Diversificar, es lo que te permitirá resguardarte ante crisis económicas. Pues, cuando una industria decae, siempre hay otras que emergen o se mantienen.

Pero la seguridad económica no es el único motivo, obtener ingresos extras te dará un margen para amortizar tus deudas, y adquirir hábitos financieros más saludables como invertir y ahorrar. Al fin y al cabo, son estos buenos hábitos los que a largo plazo te acercarán a la libertad financiera que buscas.

De hecho, los expertos recomiendan tener al menos 3 fuentes de ingreso distintas. Si quieres empezar a buscar las tuyas algunas buenas ideas son:

  • Iniciar una tienda online
  • Adquirir una nueva profesión y brindar tus servicios
  • Invertir en acciones y fondos de inversión

Si quieres más ideas te puede interesar nuestro video con 10 negocios rentables online, puedes verlo aquí abajo.

Gastar Más de lo que Ganas

¿Sabes cuánto dinero ganas y cuánto gastas cada mes? Muchas personas viven por fuera de sus posibilidades porque no saben realmente cuáles son sus gastos mensuales y gastan sin ser conscientes.

Por eso el primer paso para romper este mal hábito es iniciar un registro diario. Hoy en día existen muchas aplicaciones gratuitas que pueden ayudarte con esto, sin necesidad de que lleves las cuentas de forma manual o que elabores una compleja tabla de Excel.

Pero ignorar el estado de tus finanzas no es la única causa de este mal hábito. También influye la cultura de consumo, que nos hace pensar que mientras más cosas tengamos más exitosos seremos, y luego nos tienta con promociones, ofertas de tiempo limitado y cómodas cuotas con tarjetas de crédito.

Para evitar caer en esta trampa que te encierra en la carrera de la rata, es importante que comiences a implementar técnicas que te alejen de las compras compulsivas. Una de ellas es sólo llevar contigo el dinero que necesites, no más. De esta forma serás más consciente cuando te veas tentado a realizar gastos hormiga.

Por ejemplo, si tienes una cita con el médico y sabes que necesitas 10 dólares para el taxi. Lleva solo ese dinero, y de este modo lo pensarás dos veces antes de comprarte, por ejemplo, un café al paso.

Tenemos muchos artículos en el blog hablando de las mejores prácticas para vivir dentro de tus posibilidades y evitar este tipo de compras impulsivas que se llevan gran parte de tu dinero.

NO Ahorrar para la Vejez

Si los malos hábitos te afectan hoy en día, imagina el impacto que tendrán en tu futuro. Tan importante como ahorrar para situaciones de emergencia, es empezar tu propio fondo para la jubilación. La historia nos ha demostrado que los fondos de pensiones no siempre son de fiar, por lo que mejor tomar cartas en el asunto y hacerlo rápido.

Lo mejor es comenzar ahorrando un porcentaje fijo de tus ingresos mensuales, por más pequeño que sea, y destinarlo a este fin. Una vez que hayas recaudado una suma significativa, puedes colocar ese dinero en un activo que genere intereses compuestos como un fondo de inversión.

De esa forma tus ahorros irán generando ingresos sin que tengas que hacer nada más que no retirarlos del fondo.

Así te ahorrarás muchos dolores de cabeza cuando seas mayor, y podrás vivir tus últimos años sin preocupaciones.

Si conviertes este sistema de ahorros en un hábito y haces tus aportes mensuales, incluso podrías retirarte antes de tiempo.

En el canal tenemos un video donde te explicamos que es el interés compuesto y como funciona, puedes verlo aquí abajo.

Adquirir Pasivos

No solo se trata de cuánto dinero gastas, lo realmente importante es en qué lo gastas. Las personas atrapadas en la carrera de la rata tienden a gastar la mayor parte de su dinero en pasivos. En cambio, los que gozan de libertad financiera tienen el hábito de gastar más dinero en activos.

Mientras los activos son compras que te generan más dinero, los pasivos son compras que te producen más gastos.

Por ejemplo, si compras una casa para vivir en ella además del capital incurrido en adquirirla, deberás afrontar los gastos de habitarla como impuestos, luz, agua, gas, entre otros. Esta está sacando cada mes dinero de tus bolsillos, por lo que se convierte en un pasivo.

Sin embargo, si la compras para luego rentarla a un tercero, estarás generando beneficios, por lo que se convierte en un activo.

Esto no quiere decir que no debas comprarte una casa o un auto, más bien que si al poner en la balanza los pasivos y los activos, tienen más peso los pasivos, entonces vas por mal camino.

Hazte la pregunta ¿Cuántas posesiones tienes hoy que te generen dinero?

Si no puedes pensar en una, mira nuestro artículo sobre ACTIVOS y PASIVOS: ¿Qué Son? ¿En qué INVERTIR? Para tener una mejor idea.

Malas estrategias de compra

Cuando compramos algo que nos gusta obtenemos un placer instantáneo que hace que comprar se vuelva algo adictivo.

Entonces cuando pasamos enfrente a un negocio y vemos algo que anhelamos, nuestro cerebro comienza a barajar las ventajas y desventajas de comprarlo o no.

En este punto es cuando solemos caer en malos razonamientos de compra con tal de justificar gastar el dinero en aquello que deseamos.

Como le ocurrió a Camila, quien la semana pasada se enamoró de unas botas mientras salía a pasear con una amiga. Las botas estaban fuera de su presupuesto y el par de botas que ya tenía podían durar un tiempo más.

Sin embargo, comenzó a pensar: “No puedo pagarlas, pero teniendo en cuenta la calidad que tienen, están a muy buen precio. Las mías todavía están en buen estado, pero cuando tenga que reponerlas, será mucho más caro. Mejor compro estas ahora…”

Este tipo de razonamientos, que comparan calidad y precio, son los que nos llevan a tomar malas decisiones de compra y adquirir productos que realmente no necesitamos.

Otro claro ejemplo son las ofertas de los supermercados, cuando ofrecen descuentos llevando unidades adicionales de determinado producto.

Por eso, antes de hacer cualquier compra el pensamiento que debe predominar es “¿Realmente lo necesito? ¿Con qué frecuencia lo usaré? ¿Es el momento para comprarlo?”

De hecho, Warren Buffet tiene su propia regla para esto. El famoso inversor dice que antes de comprar algo se pregunta qué pasaría si no lo comprara y si la respuesta es “Nada” entonces no lo compra.

Estos fueron 5 hábitos que te impiden alcanzar tu libertad financiera, ¿Te has identificado con alguno? Cuéntanos en los comentarios.

Puedes ver más artículos similares en nuestro Blog.

Deja un comentario