Consejos para Dejar de Hacer Compras Compulsivas

¿Alguna vez has salido a comprar algo porque estabas triste o aburrido? ¿O porque estabas feliz y querías festejar? ¿O simplemente porque has cobrado tu sueldo?

Imagina cómo sería tu vida si pudieras resistir la tentación. ¿Qué harías con todo el dinero que ahorrarías?

En este artículo te brindaré 7 Consejos para decir «NO» a esas Compras Compulsivas que te distraen de tus verdaderas prioridades y tomar el control de tus finanzas.

Recuerda que en lugar de leer, puedes también verlo en nuestro canal Tiempo de Finanzas 🙂

Piénsatelo Antes de Comprar

Si estás paseando por la calle y de repente ves un juego de vajilla hermoso que crees que necesitas, mi consejo es que esperes un rato antes de entrar a la tienda y comprártelo.

Puedes hacerte estas preguntas que te ayudarán a definir si es una compra necesaria o es una compra impulsiva: ¿Tengo o no tengo la vajilla suficiente en mi hogar? ¿Cuántas personas somos en nuestra casa para necesitar tanta vajilla? Si luego de hacerte estas preguntas descubres que en realidad la compra que estabas por hacer es un capricho y que tienes suficientes platos y vasos en tu casa, entonces aléjate ya que es una compra impulsiva.

Constantemente somos bombardeados con publicidad y las empresas aplican estrategias de marketing para hacernos creer que necesitamos dicho objeto.

Pensar antes de realizar cualquier compra es primordial para evitar caer en estas trampas.

Si piensas en el objeto que te llama la atención, la mayoría de las veces descubrirás que ya tienes muchos objetos similares a los que quieres comprar.

Comprar NO es Medicina

Romina se encuentra triste ya que recientemente ha terminado una relación de muchos años. No hay nada que pueda alegrarla, es por ello que su amiga Paula decide llevarla al centro comercial para despejarse. Al recorrer las diferentes tiendas pasa por una vidriera en donde observa un vestido que le fascina.

Ingresa a la tienda y termina comprando con su tarjeta de crédito ese vestido, un par de zapatos y más ropa ya que cree que de esa manera su estado de ánimo mejorará.

Cuando llega a casa mira los recibos y se da cuenta que ha gastado más dinero del que tiene en su cuenta bancaria y no sabe como podrá afrontar esos gastos generados por ese arrebato de tristeza. Esas compras compulsivas acabaron mal, al igual que su relación y ahora está más triste aún ya que no sabe como pagará su tarjeta a fin de mes.

¿Te ha sucedido esto que le sucedió a Romina de comprar algo por creer que te hará sentir mejor?

Es importante saber que comprar no es medicina. Si tienes algún problema, comprar objetos innecesarios o mucha ropa no harán que este se solucione mágicamente. Lo único que puede hacerlo es el tiempo o una buena sesión de terapia.

Comprar para evadir un sentimiento negativo solamente te hará sentir bien un rato, pero luego volverás a caer en él. Deja de lado las compras cuando estés triste o estés teniendo una emoción fuerte porque luego te arrepentirás.

Sal Sin Tarjetas de Crédito o Débito

Salir sin tus tarjetas es un excelente método para evitar las compras compulsivas.

Es mejor utilizar efectivo que las tarjetas debido a que estas últimas nos crean una ilusión de que no estamos gastando dinero real. Pero luego nos encontramos con las cuentas y es ahí cuando percibimos que gastamos más dinero del que teníamos. En cambio, si pagas tus compras con efectivo, serás consciente de cuánto dinero has gastado ya que ves como este se va de tus manos.

Anímate a probarlo: la próxima vez que salgas a comprar algún artículo, lleva el dinero que sabes que te saldrá y nada más. De esta forma no podrás caer en la tentación de comprar algo más en el camino.

Descubre tu Área Débil de Compras

Descubrir tu área débil de compras te ayudará a cuidarte de la impulsividad.

Por ejemplo, mi amiga Marina es fanática de los artículos de cocina y cada vez que sale vuelve con algo nuevo para su cocina. El otro día salimos y compró tres tazas de porcelana. Le pregunté si se le habían roto sus tazas y me dijo que no, simplemente las compra porque le gustan las tazas. Además, fui a su casa y me mostró los artículos repetidos que tiene: tres moldes para tortas con diferentes formas, dos batidoras, cuatro cucharones para sopa de distintos colores y tres sartenes del mismo tamaño.

Lo que le sucede a mi amiga Marina es lo que le pasa a muchas personas. Generalmente tienen un área débil para las compras, es decir, un tipo de compra ante la que no pueden decir que no.

Si te sucede lo mismo que a mi amiga, pero con otros artículos, lo que debes hacer es lo siguiente: una vez que hayas identificado tu área débil, comienza a separar aquellos artículos que tengas guardados y que no uses o aquello que tengas repetido. Luego, puedes donarlos o incluso venderlos si se encuentran en buen estado. Una vez que te hayas deshecho de ellos, intenta restringir las compras en esa área.

Lleva un Control de Gastos

Llevar un control de gastos es fundamental a la hora de dejar de gastar dinero impulsivamente. Lo que le sucede a muchas personas es que no se dan cuenta cuánto dinero gastan en compras compulsivas.

Registrar los gastos es de gran ayuda para identificar cuales son esos gastos innecesarios que se pueden recortar.

Esto me sucedió a mí. Al llegar fin de mes notaba que tenía menos dinero en mi cuenta bancaria del que pensaba, es por ello que decidí comenzar a registrar en un Excel cada uno de los gastos del mes, sin importar que tan pequeño sea. Así me di cuenta de que aproximadamente el 30% de ellos eran totalmente innecesarios y de compras compulsivas.

Cada mes gastaba mucho dinero en comida rápida, artículos para el hogar que no necesitaba como la adquisición de una tostadora cuando ya tenía otra, cuadros decorativos que nunca he colgado o alimentos en grandes cantidades que luego terminaba tirando a la basura.

Gracias a esto fui capaz de controlarme en las compras y organizarme mejor.

Es imprescindible llevar un registro de tus gastos para realmente darte cuenta cuánto dinero estás gastando en compras innecesarias y comenzar a reducirlas paulatinamente. Inténtalo, verás que trae muy buenos resultados.

Planifica tus Compras

Para evitar compras compulsivas, no debes entrar a una tienda o al supermercado sin saber lo que buscas. Si sales de compras, es recomendable que lleves una lista con los que debes adquirir, ya que las tiendas juegan con nuestras emociones y tratan de motivarnos a realizar una compra con ofertas o supuestas promociones.

Planificar tus compras te permite pensar y tomarte el tiempo para debatir con ti mismo si aquello que quieres comprar es realmente necesario en tu vida. No solamente te permitirá no comprar de más, sino que ahorrarás mucho dinero para destinar en cosas importantes.

Establece metas de ahorro

Todos tenemos metas y sueños, como por ejemplo poner tu propio negocio, comprar un auto, una casa, hacer arreglos o realizar un viaje.

Estas metas son las que servirán como motivación para dejar de gastar dinero en compras compulsivas y ahorrar.

Si estás ahorrando para irte de viaje, entonces no comprarás cualquier elemento que se te cruce por tus ojos porque tienes un objetivo claro en el que poner tu dinero y será tu motivación, ya que cada vez que te veas tentado a realizar un gasto innecesario recordarás tu objetivo.

Puedes ver más artículos similares en nuestro Blog.

Deja un comentario