Alquilar o Comprar Casa La Decisión Más Importante De Tu Vida

Si estás aquí, es probable que te estés haciendo una de las preguntas más comunes en el mundo del mercado inmobiliario: ¿es mejor alquilar o comprar una casa?

Muchos se inclinan por la segunda opción, pero ¿es realmente siempre la mejor decisión de inversión?

En este artículo vamos a analizar ambas opciones y a determinar las ventajas y desventajas de cada una de ellas. Para que luego puedas tomar la decisión que resulte más conveniente para tus finanzas y tu familia.

Recuerda que en lugar de leer, puedes también verlo en nuestro canal Tiempo de Finanzas 🙂

¿Comprar o Alquilar? Diferencias

Al principio las diferencias pueden parecer bastante obvias. Seguro estés pensando que poseer una casa es mejor que pagar un alquiler mes a mes, pero, cuando vemos la realidad con más detalle la respuesta no siempre es tan simple como podría parecer inicialmente.

Franco y Valentina viven en un pequeño departamento, pero ahora se han enterado que esperan un hijo por lo que están considerando comprar una casa más grande en las afueras de la ciudad. Sin embargo, no tienen el dinero suficiente para adquirir la casa de inmediato por lo que la opción más viable es adquirir un préstamo hipotecario.

De modo que el matrimonio debería realizar un pago inicial y pagar la cuota mensual de la hipoteca más los intereses. Algo así como “alquilarle” el dinero faltante al banco. Franco, sin embargo, está indeciso ¿Vale la pena pagar altas cuotas de hipoteca por décadas para obtener la casa? ¿O es más conveniente alquilar un departamento más grande?

Este escenario plantea una duda sobre cuál es la opción más rentable, por eso a continuación te mostramos las diferencias clave entre comprar y alquilar una propiedad.

Comprar

¿Te has preguntado por qué tanta gente anhela la casa propia? La verdad es que ser dueño de tu propia casa tiene ventajas muy tentadoras.

  • Al contrario de rentar un lugar, no tendrás que pagar alquiler toda la vida. Aunque pagues una hipoteca, eventualmente terminarás con las cuotas del préstamo y la casa será tuya.
  • Contar con una propiedad a la cual siempre puedes regresar, pues será tuya de por vida.
  • Además, puedes realizar todas las reparaciones y modificaciones que desees, algo que no es posible en un contrato de alquiler.
  • Inviertes en un bien que conservará el valor ya que, en general, el precio de las viviendas tiende a subir.
  • Tener una casa también te brinda estabilidad y seguridad, algo que cambiar de lugar constantemente no puede proporcionar, especialmente si tienes una familia.
  • Al tener tu propio inmueble, puedes generar ingresos pasivos alquilándolo si decides mudarte. Incluso puedes rentar una parte de la casa si es amplia.

Alquilar

Luego de escuchar los beneficios de tener una vivienda propia, alquilar quizás te parezca una pérdida de tiempo y dinero, pero tal vez no lo sea, ya que también tiene sus ventajas.

  • Requiere menos costos iniciales: para empezar, no debes pagar un enganche, lo que te permite acceder a una casa sin tener que invertir grandes sumas de dinero. Además, puedes vivir en áreas o zonas en las que no podrías comprar una casa, pero sí alquilarla con tu presupuesto actual.
  • Flexibilidad y movilidad: si te gusta viajar con frecuencia o por períodos prolongados, o si tienes un empleo que requiere que te mudes regularmente, el alquiler es la mejor opción.
  • Menos deudas: con el alquiler evitas la presión de tener una hipoteca. Cuando te atrasas con un pago en el alquiler puede que debas pagar una multa o en el peor de los casos te desalojarán y deberás buscar un nuevo alquiler. Pero cuando se trata de una hipoteca corres el riesgo de perder tu hogar y todo lo que has invertido en él.
  • Menos costos en reparaciones: una casa siempre requiere mantenimiento y reparaciones con el paso del tiempo. Al alquilar, te liberas de la responsabilidad y los gastos asociados con estas tareas.
  • Menor riesgo financiero: en caso de una crisis inmobiliaria o dificultades económicas, no corres el riesgo de perderlo todo.
  • Es una solución rápida: alquilar no requiere tantos trámites como comprar una propiedad. Si eres joven y buscas independizarte, alquilar es la mejor opción por ahora.
  • Mayor disponibilidad de dinero: al optar por el alquiler, tendrás más flexibilidad para invertir tu dinero en otras áreas y de esta manera hacer que este crezca. Esto es lo que se llama costo de oportunidad, si inviertes tus ahorros en una casa y se te presenta una gran oportunidad de negocio no podrás hacerlo, ya que invertiste todo en comprar una casa.

Ahora que hemos presentado las dos caras de la moneda, llegó el momento de hablar sobre algunos mitos y miedos que rondan a la hora de decidirse por una u otra opción.

¿Alquilar es Tirar el Dinero?

La respuesta es un rotundo NO. Como ya hemos visto alquilar tiene sus beneficios y depende mucho de la situación financiera en la que te encuentres y por supuesto el panorama del mercado

“Comprarse una casa que no te puedes permitir o hipotecarse por encima de tus posibilidades te puede salir mucho más caro que un alquiler. Aunque nos cueste creerlo, ni la vivienda sube siempre, ni en todas partes, ni es siempre una buena inversión, ni mucho menos la mejor”.

¿La Casa donde Vivo es un Activo?

La mayoría cae automáticamente en pensar que alquilar es un pasivo y comprar un activo. Pero esto no es así.

Claro, una vez que compras una casa tienes un patrimonio más grande, pero si estás viviendo en ella, te sigue generando gastos, saca dinero de tus bolsillos, ya que debes pagar impuestos, electricidad, agua, entre otros servicios, por lo que es un pasivo.

Como explicamos en nuestro artículo activos y pasivos en que invertir, los activos generan dinero, y una casa solo es un activo si la utilizas con tales propósitos. Sería un activo si la alquilaras, por ejemplo, ya que de esa manera cada mes estarías percibiendo dinero de tu arrendatario.

Muchos plantean argumentos como: “Pero la casa que quiero comprar está muy bien ubicada y entonces en el futuro valdrá más y así ganaré dinero”

Ojo, esto continúa sin ser un activo. Pues si inviertes en un bien que confías que aumentará su valor en el futuro, pero planeas usarlo mientras tanto; una vez más, solo tienes un buen patrimonio, pero no tienes un activo.

Distinto sería comprar una casa para remodelarla y venderla a un precio mayor.

Por eso, si tu principal motivo para comprar una casa es que estarás invirtiendo en un activo, pregúntatelo dos veces.

¿Cuándo puedes permitirte comprar una casa??

La clave para que volverte dueño de tu propia casa sea como lo soñaste y no se convierta en una pesadilla es cumplir con los siguientes requisitos:

  • Tener un fondo de emergencia – debe ser un colchón financiero de 6 veces tus gastos mensuales, el cual puedas utilizar ante cualquier imprevisto. Tenemos un artículo en el que explicamos paso a paso como construir un fondo de emergencia, puedes verlo haciendo click aquí.
  • Poseer al menos el 20% del pago inicial y pedir el préstamo hipotecario por el resto del dinero.
  • Que el pago de la hipoteca se mantenga dentro del 30% de tus ingresos netos. Por ejemplo, si tus ingresos mensuales son de $1,000, entonces el pago no debe ser mayor que $300. De lo contrario, las cuotas amenazarán tu estabilidad económica.
  • No endeudarte por más de 20 años. Si a falta de dinero debes extender el número de cuotas ya los intereses terminarán por hacer la compra de tu casa excesivamente costosa. Además, si lo que buscaras fuera pagar cuotas de por vida, más vale entrar en un alquiler.

Solo debes empezar a considerar comprar una propiedad si cumples estas condiciones. De lo contrario significa que todavía no estás listo para comprar una casa y por el momento es mejor alquilar.

Y tú, ¿Qué prefieres? ¿Alquilar o comprar? Te leemos en los comentarios.

Puedes ver más artículos similares en nuestro Blog.

Deja un comentario